Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

CAMBIOS Y DEVOLUCIONES HASTA EL 20 DE ENERO 🎁

Moda Sostenible: ¿Qué es, Beneficios y Cómo reconocerla

La moda sostenible es una alternativa que se encuentra marcando tendencia cada vez con más fuerza. Ahora las personas ya no solo quieren ir a la moda, sino que además, quieren hacerlo cuidando el planeta y el medioambiente. Cada vez son más las marcas que se suman a este cambio debido a la fuerte demanda de las nuevas generaciones, desde marcas de moda multinacionales hasta pequeñas marcas como Clotsy Brand que luchan por una moda consciente, cuidando de las personas y del planeta.

En sus inicios no había mucha proyección, ya que ¿por qué pagar más por unos pantalones pudiendo pagar lo mínimo posible? Esto ha acabado. La gente empieza a preguntarse: ¿Qué hay detrás de cada prenda?, ¿Bajo qué condiciones y con qué materiales se ha producido esta prenda? Aunque conlleve pagar más por una prenda.  Así, cada vez hay más personas que siguen sus valores y están dispuestas, no a pagar más por la misma prenda, sino invertir en una prenda de calidad que les durará un largo periodo de tiempo. Famosas y famosos como: Emma Watson, Meghan Markle, Anne Hathaway, Leonardo Dicaprio, Michelle Obama, George Clonney, Jon Bon Jovi o Alejandro Sanz ya han empezado a ser parte de la causa.

En este artículo vamos a ver de qué trata la moda sostenible, ecológica o sostenible, cuáles son las características que debe cumplir una prenda para ser considerada sostenible y qué podemos hacer los consumidores. ¡Sigue leyendo y te lo contaremos todo!

 tienda moda sostenible

¿Qué es la moda sostenible o moda ecológica?

La moda sostenible o moda ecológica es una forma de producción textil que tiene la finalidad de desarrollar prendas de consumo responsable, teniendo conciencia y respeto por la conservación del medioambiente, de los animales y de las personas. La moda sostenible tiene diversos propósitos: reducir el impacto ambiental en la elaboración del producto, acabar con la explotación de muchos trabajadores de la industria fast fashion y además, preservar el derecho a la vida y salud de los animales y personas en el planeta.

Además, para que las prendas sean sostenibles deben principalmente, alejarse de dos características que se han impuesto por siglos: 

  • La sobreexplotación de los recursos del planeta. 
  • Las condiciones de semi esclavitud en las que se encuentran las personas que cosen en países como Bangladesh o la India.

Estas malas prácticas en la industria se empezaron a realizar a finales de la década de los años 80, cuando se desarrollaron protestas y denuncias de activistas que se dieron cuenta de el uso de materiales nocivos para la salud durante la confección de las prendas y la explotación que sufrían los empleados para poder dar respuesta a la alta demanda de la época. Este sentimiento se acentuó tras el incidente de Rana Plaza, un edificio que albergaba un taller de confección que cosía para grandes marcas como Primark o Inditex, y que se acabó derrumbando por las condiciones del edificio. Tras este episodio comienza una lucha para erradicar estas prácticaa (muy presentes actualmente) en el mundo de la moda. La moda sostenible lucha por producir prendas respetando las condiciones de los trabajadores a lo largo de toda la cadena de producción y reduciendo al máximo el impacto medioambiental, evitando el uso de químicos y pesticidas a la hora de obtener las materias primas

 

¿Por qué es importante la moda sostenible?

La moda sostenible, como hemos dicho anteriormente debe su importancia a una serie de factores que nos complementan como sociedad y por la que, de alguna manera somos responsables:

Calidad en los materiales utilizados para la fabricación

La calidad de los materiales utilizados durante la confección va a garantizar principalmente la durabilidad de la prenda, evitando así tener que producir prendas nuevas porque se rompan rápidamente.

Tiempo de producción mucho más lentos

Slow fashion o producción lenta es un término que empezó a utilizarse para ser la contraparte de la expresión fast fashion, que hace referencia al aumento de las colecciones de ropa a lo largo del año, llegando a tener hasta 16 colecciones por temporada. Por otro lado, el slow fashion es un término que se utiliza para hacer referencia a la producción de dos colecciones por temporada: otoño/invierno y primavera/verano.

Erradicación de la explotación laboral en el sector

Una de las causas por la que surgió la ropa sostenible, fue con la finalidad de respetar los derechos humanos de los trabajadores que formaban parte de esta industria. Países como: China, India, Bangladesh, Zambia, Benín, Egipto, Turquía o incluso marruecos utilizan la mano de obra infantil y forzada para realizar las diversas actividades en el proceso de fabricación textil.

Preservación de los animales

Marcas importantes utilizan las pieles de animales para la confección de sus prendas, hecho que provocó la extinción de muchas especies. En la actualidad, podemos ver como casas de diseños importantes han realizado un cambio, optando por materiales cruelty free y poder respetar la vida del animal, así como su hábitat.

Seguridad en la salud del consumidor

El tinte y tratamiento de algunas telas lleva componentes químicos que son peligrosos para el cuerpo humano. Esto sumado al factor de que, durante el proceso de elaboración se esparcen residuos de estos agentes contaminantes por tierra, agua y aire, además del excesivo uso que se hace de algunos recursos vitales, por ejemplo, se consumen aproximadamente 7500 litros de agua para la producción de jeans.

 

¿Cómo reconocer la moda sostenible?

Debido al gran auge que está teniendo la moda sostenible, se ha hecho

sudaderas sostenibles

recurrente encontrar fabricantes que utilizan mecanismos para vender sus prendas como ropa ecofriendly. Aquí te dejamos algunas recomendaciones que puedes tener en cuenta al comprar opciones para tu armario y hacer una buena elección.

Busca la certificación de las prendas

Son diversas las certificaciones con las que puedes identificar una prenda sostenible. Algunas de estas se enfocan en el material, otras en el proceso de elaboración o ambas, las más comunes son: GOTS, PETA, Ecolabel, Blusign, GRS...

Si se usa material reciclado

Muchas de estas organizaciones que te mencionamos registran en el etiquetado si las prendas han sido realizadas con algún tipo de material reciclado.   

Evita las fibras sintéticas y mezclas

En muchos casos, sobre todo para abaratar los costes de producción, se emplean fibras sintéticas, ya sea en su totalidad o mezcladas con otras fibras. Recomendamos siempre evitar este tipo de fibras y utilizar otras que sean naturales, como ropa de algodón orgánico ropa de lino, el tencel… Además de ser prendas que transpiran mucho mejor y ,por tanto, autoregulan la temperatura corporal, estaremos evitando que se desprendan miles de microfibras de plástico al mar (link bolsa de lavado.

Producción local y nacional

La única forma de garantizar condiciones dignas de trabajo para las personas que confeccionan es con una producción en países que protejan a los trabajadores. Por lo que elegiremos siempre prendas producidas en la unión europea frente a otros países como Marruecos, Bangladesh… Algunas prendas llevan sellos “garantizando” condiciones óptimas de trabajo en países como Bangladesh, mucho cuidado porque estas mismas fábricas acaban subcontratando a otras con condiciones infrahumanas.

 

etiqueta regalo sostenible

 


Materiales sostenibles   

Para que una prenda sea sostenible debe contar principalmente con materiales orgánicos y reciclados de calidad. Las telas sostenibles son la nueva propuesta en el mundo de la moda, cada una cuenta con características específicas para adaptarse a diversos diseños. Vamos a conocer a continuación las más famosas.

camisas veganas

Algodón orgánico

El algodón orgánico es uno de los materiales más utilizados para la confección de prendas ecológicas. Esto se debe a que dicha fibra representa un impacto mínimo en el medioambiente, tanto para su producción como para su uso. El algodón, a diferencia de otros tipos de fibras, es transpirable y ofrece una calidad y durabilidad que hace que sea de las mejores opciones a la hora de escoger una prenda.

Al ser cultivado y cuidado sin utilizar ningún tipo de pesticida o elemento químico el algodón orgánico se convierte en una alternativa saludable para la piel, característica que lo diferencia del algodón que conocemos tradicionalmente.

 Algodón reciclado

El algodón reciclado también se le conoce como algodón recuperado, y tal como su nombre lo indica es aquel algodón que surge del desperdicio, tanto pre-consumo como post-consumo.

El algodón reciclado permite darle un nuevo uso a la prenda que ya no se quiere más. Para que esto suceda se debe llevar a cabo un trabajo exigente que se inicia separando las telas según su color y luego llevándolas a una máquina que se encarga de triturarlas hasta convertirla nuevamente en fibra. Aunque estas no conservan su calidad inicial, ya que en el proceso de triturado del algodón las fibras soportan mucha presión y acaban partiéndose, resulta una opción interesante para integrar con otras fibras.

Bambú

La producción de la tela con el bambú es una de los procesos más rigurosos, pero te garantizamos que el resultado final lo vale. Esta fibra se obtiene triturando y fermentando la conocida planta de bambú hasta que esta alcance una textura pastosa y homogénea, que posteriormente pasa a ser tratada para hilar, tejer y teñir, finalizando con la confección de la prenda.   

Aunque inicialmente, el bambú no era muy utilizado para la confección de moda sostenible, sus propiedades antibacteriana y antimicótica la catalogaron rápidamente como una de las fibras orgánicas más amigables para la piel. Ecológico, sostenible, resistente y biodegradable son las palabras que representan a este tejido natural. 

Cáñamo

Esta fibra vegetal, al igual que el bambú, se encuentra actualmente entre las favoritas para confeccionar prendas sostenibles. Mucho se habla de la diversidad que ofrece para ser utilizada, resistencia y comodidad para la piel, y algunos han llegado a asegurar que podría sustituir telas como la seda, el lino e incluso el algodón.

El cáñamo se obtiene de los tallos de la planta Cannabis Sativa, y se encuentra entre las fibras naturales que no requiere de pesticidas ni otros elementos químicos para su plantación, lo que la convierte en una alternativa amigable para la piel y el medio ambiente.

Plástico y materiales reciclados

El plástico reciclado y otros materiales como nylon, neumáticos, hojas de piña o colchones reciclados como estas Chanclas Recicladas son considerados como materiales principales para la confección de prendas y calzados. Las marcas se están enfocando cada vez más en esta tendencia green que busca preservar el planeta y respetar el derecho a la vida.

Este tipo de materiales han sido uno de los principales problemas de contaminación y ver como actualmente se les da una segunda oportunidad de uso, es sin duda un gran avance para el planeta.

 

 

vestidos ecológicos mujer

Reciclaje y economía circular

Durante mucho tiempo hemos estado sumergidos en un estilo de vida “lineal” en el que explotamos, extraemos y destruimos los recursos de la naturaleza para darle una vida útil reducida en la moda. Hoy podemos observar cómo trabajando mano a mano, proveedores y consumidores logran cambiar este patrón a una moda mucho más sostenible, un modelo de economía y reciclaje circular.

La petición del reciclaje y la economía circular es afianzar los términos de reducir, reutilizar y reciclar para introducir otra vez las piezas al sistema productivo, que no solo permite la conservación del medio ambiente, sino que, además, reduce el impacto económico que muchos procesos de elaboración provocan. 

 

¿Qué podemos hacer los consumidores?

Conciencia tus hábitos de compra

El cambio empieza de forma individual. La mejor forma de hacer las cosas correctamente es aprendiendo todo lo posible sobre esta tendencia. No se trata de salir corriendo a adquirir un estilo de vida sustentable, es informarse, leer, poder intercambiar ideas e inspirarnos en personas o comunidades que ya tienen este tipo de hábitos de compra sostenibles. Elegir de manera permanente y no transitoria. Pasos pequeños cada día, hacen un gran cambio.

Calidad y no cantidad

Esta es la pregunta más importante, ¿Es realmente necesario cambiar de armario cada mes y comprar tantas prendas? Hazte con un armario cápsula cómodo y versátil, que te permita combinar una misma prenda con varios estilos y sean de buena calidad.

jerseys sostenibles

Siempre es mejor fibras naturales que polímeros

En la medida de lo posible evita el uso de ropa que contengan entre sus materiales polímeros, en vez de este, opta por piezas ligeras y frescas con fibras naturales que le sientan mejor al cuerpo.

Diseños que respeten la mano de obra

Actualmente son muchas las marcas que se están abocando al trabajo textil en el que se respetan las condiciones del trabajador. Elige prendas que reflejen y prioricen este respeto. Si te aportan transparencia durante toda su cadena de producción, es un gran plus a favor. Prendas modernas, de calidad y confeccionadas con estándares de respeto altos, tanto para el planeta como trabajadores y consumidores es el foco principal.

 

 

Conclusión

Hoy en día, la sostenibilidad en todos los aspectos de nuestra vida es un tema muy necesario y el mundo de la moda no se podía quedar atrás. Aunque sea difícil de creer, esta industria es la segunda más contaminante. Cambiar la estrategia con la que se ha trabajado durante décadas es, más que un deber, una necesidad de preservar el medioambiente y aquello que lo sostiene.

La tendencia a una vida sostenible es más que clara. Los consumidores ahora buscan opciones a la moda y que. además, cuiden el planeta. Con marcas de moda sostenible comprometidas con las personas, los animales y el planeta.

Deje un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.